OAXACA, OAX.- Los jóvenes mexicanos deben adquirir el compromiso de contribuir a la solución de problemas comunes como la corrupción, la impunidad y la simulación, dijo la activista ciudadana y presidenta de la asociación civil Causa en Común, María Elena Morera Mitre.

Al impartir la conferencia magistral “Retos y oportunidades de la sociedad civil para incidir en temas públicos”, en el marco de la XVI Semana Académica, Cultural y Deportiva “Activismo social y Derechos Humanos”, la también consejera de diversas organizaciones de la sociedad civil enfatizó que sí es posible mejorar las condiciones de México a través de la construcción de ciudadanía.

Pero hizo notar a los universitarios que esto será posible únicamente si los jóvenes logran hacer cosas diferentes para mejorar las condiciones de seguridad y acceso a la justicia.

Morera Mitre sostuvo que hasta la fecha son cuatro los casos que marcan el contexto nacional: Michoacán, donde las instituciones de seguridad fueron rebasadas y por el fracaso de la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral del Estado.

Ayotzinapa, por la desaparición de 43 estudiantes normalistas y la evidencia de que la Policía Municipal de Iguala está relacionada con el crimen organizado. Así como el caso de la “Casa Blanca” que muestra un conflicto de intereses y porque la rendición de cuentas de los representantes populares no es creíble.

Y finalmente la fuga del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán que, dijo, terminó por evidenciar una debilidad institucional y el surgimiento de una nueva estrategia para su reaprehensión para legitimar al gobierno.

La activista social insistió en que estos casos que componen el contexto nacional tienen un común que es la corrupción, que constituye el principal problema de México y que frena su desarrollo.

La presidenta de la asociación civil Causa en Común dijo que el círculo vicioso de un gobierno ineficiente comienza por la corrupción, pasa por la simulación, luego por la impunidad y nuevamente comienza con la corrupción.

Asimismo, expuso que en la historia reciente de México a ha habido “despertares de la sociedad” empezando por el movimiento estudiantil de 1968, la solidaridad surgida por el terremoto de 1985, la rebelión zapatista de 1994, la “Marcha blanca” de 2004 –que se llevó a cabo cuando ella fungía como presidenta de México Unido Contra la Delincuencia– y por último la crisis por el caso Ayotzinapa.

Tras describir este escenario, Morera Mitre puntualizó que de la protesta social es necesario pasar a las propuestas concretas y, sin  lugar a dudas, a la acción. Recordó a los jóvenes universitarios la necesidad de fortalecer la vida democrática, impulsar una ciudadanía responsable y exigir instituciones transparentes y que rindan cuentas.

Llamó además a los estudiantes a integrarse a organizaciones de la sociedad civil para generar propuestas e incidir en las políticas públicas, pues dijo que esta es una forma efectiva de construir ciudadanía. En su ponencia escuchó las opiniones de los universitarios e intercambió puntos de vista sobre los problemas sociales del país.

Al término de su conferencia, el rector Hugo López le hizo entrega de un reconocimiento por su contribución en la XVI Semana Académica, Cultural y Deportiva “Activismo social y Derechos Humanos” y por incentivar la participación ciudadana de los jóvenes.

Cabe mencionar que María Elena Morera Mitre fue reconocida en 2014 por Compartir Fundación Social con el premio al líder social y en 2015 recibió la Presea “Ignacio Manuel Altamirano” que otorga el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal en la categoría de Derecho y Justicia en la Sociedad Civil.

Su participación como activista social comenzó en el 2001, año en que la violencia del país alcanzó a su familia. A partir del secuestro de su esposo comenzó campañas para exigir que la seguridad y la justicia sean igual para todos los mexicanos y para construir espacios de confianza entre ciudadanos y autoridades.

Más Noticia
Más Noticia
Más Noticia