OAXACA, OAX.- Al conmemorarse el quincuagésimo sexto aniversario luctuoso del filósofo, educador y político José Vasconcelos Calderón, la Universidad Vasconcelos (UNIVAS) y el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) llevaron a cabo un conversatorio sobre la vida y obra del oaxaqueño convertido hoy en un emblema de la educación en México.

En este acto presidido por la comunidad estudiantil de la UNIVAS, el invitado especial fue Héctor Enrique Vasconcelos y Cruz, hijo de José Vasconcelos Calderón.

El rector interino de nuestra casa de estudios, Hugo López Hernández, agradeció la presencia del también catedrático y asesor en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y expresó que la UNIVAS está preocupada y ocupada en cumplir con los principios vasconcelistas con plena convicción.

“En esta institución somos acordes con el insigne oaxaqueño que nos dejó un gran legado educativo”, subrayó.

En este conversatorio, Carlos Spíndola, asesor de la Dirección General del IEEPO, y quien fungió como moderador expresó que conversar con Héctor Enrique Vasconcelos, ligado al ambiente cultural y político, permite obtener una opinión valiosa que ayuda a entender cómo se define el proyecto educativo de José Vasconcelos y cómo es posible aterrizarlo a la época actual.

Vasconcelos y Cruz explicó en su intervención que el modelo educativo que su padre propuso se basa esencialmente en dos vertientes: la primera propone que la educación de un niño debe consistir en la formación integral de una personalidad, es decir, la formación ante todo de un criterio en los estudiantes.

“No se trataba de enseñar solamente fechas, números y reglas matemáticas, sino desarrollar en ellos la capacidad crítica para todo, para la vida, para ver a México, a ver los acontecimientos que ocurren y desde luego a ver con criterio agudo y lleno de sustancia los grandes acontecimientos en terrenos de las ciencias y las humanidades”, dijo.

Apuntó que desde la Secretaría de Educación Pública, José Vasconcelos reformó todos los programas educativos para que se incluyeran las humanidades y particularmente a la filosofía.

“A partir de la filosofía se replantear desde el sentido de la vida hasta el sentido de México como nación, y el sentido de cada uno de los estudiantes como individuos. Se tenía la idea de que solo una formación integral desarrollaba las capacidades que se requerían para crear una gran nación”, agregó el también doctor por la Universidad de Oxford.

La segunda vertiente del modelo educativo, señaló, se basó en la recuperación del orgullo en las culturas autóctonas de México. Recordó que durante el porfiriato se había enfatizado el papel de Europa en México.

Héctor Enrique Vasconcelos y Cruz dijo que el pensamiento europeo era la moda en arte y en la literatura, y con la gesta vasconceliana en la educación se logró poner atención a las grandes raíces de México y dar paso a una revaloración de las culturas indígenas.

“Empieza el descubrimiento de las zonas arqueológicas, la educación integral del individuo y la recuperación de todo el pasado de México”, señaló.

En su intervención, el intelectual Javier Sánchez Pereyra consideró que para entender el modelo educativo de Vasconcelos es imprescindible conocer puntualmente como el educador impulsó la creación de la Secretaría de Educación Pública.

Y resaltó que la estructuración de este órgano gubernamental se limitó a tres departamentos desde los cuales pudieron alcanzarse grandes logros: el Departamento Escolar, el de Bibliotecas y Archivos y Departamento de Bellas Artes.

Por su parte, Catalina García Ramírez, directora del CENDI 1 recapituló las aportaciones más significativas del filósofo, educador y político José Vasconcelos Calderón. Añadió que el extenso trabajo que realizó por la educación en México es la mejor herencia que se ha dado a la nación. “Felicito a la UNIVAS por elegir a José Vasconcelos para llevar su nombre, es un hombre ejemplo de todo México”, indicó.

En tanto, el escritor y poeta Leonardo Dajandra manifestó que es incuestionable que para Vasconcelos la educación fue la dinámica civilizadora. Desde su perspectiva consideró que el origen fundamental de la obra vasconcelista es la relación entre el hombre de las ideas y el hombre del poder.

Asimismo, Dajandra reconoció que la educación en el país “es un fracaso estrepitoso”. Expuso que “estamos en decadencia porque no hay valores en las escuelas. La primera escuela es el hogar, la segunda familia son los maestros. Si no hay eje rector transmisor de la dinámica que siempre tuvo Vasconcelos en mente: buscar la belleza, la verdad y la bondad, no tiene caso hablar de ningún otro fundamento de civilidad. Estamos en proceso de regreso a la animalidad de colmillo y garras”, sentenció.

Finalmente, la coordinadora del Área de Humanidades de la UNIVAS, Natalia Ávalos Castillejos, apuntó que José Vasconcelos consideró elementos fundamentales de los que hoy carecemos en el sistema educativo. Indicó que actualmente no hay un modelo educativo que cree identidad como mexicanos.

“Vasconcelos hablaba de una educación humanista y hoy uno de los elementos que se ha convertido en el cáncer es la carencia de ética, la carencia de valores”, expresó.

Cuestionó, además, cuál es la responsabilidad de los docentes y directivos de instituciones educativas para retomar esos elementos de los que Vasconcelos hablaba y que marcaban esas dos vertientes de su modelo educativo.

A lo anterior, Héctor Enrique Vasconcelos y Cruz dijo que son dos cuestiones esenciales las que deben considerarse: primero, que cada persona que tiene la responsabilidad de enseñar algo a alguien, se debe preocupar por su formación profesional.

“La calidad de la educación que imparte cada maestro es fundamental para la formación de los demás. En mi experiencia personal puedo decir que lo que fortalecía nuestra formación no eran los libros, sino los grandes profesores con los que estábamos en contacto”, apuntó.

Y, por otra parte, señaló que los maestros deben inculcar la responsabilidad social en los estudiantes, es decir, fomentar la preocupación por el bienestar colectivo y no solo privilegiar el desarrollo personal.  “Si nos comprometemos con nuestro país hay mucho que se puede hacer”.

Por último, el invitado especial agregó a su reflexión que un aspecto de la decadencia de la educación en México es la exclusión de la filosofía de los programas educativos de las escuelas.

Dijo que en la sociedad tecnológica en que vivimos, en que lo único importante es hacer dinero, no se requiere de gente pensante, por lo que la filosofía en las escuelas “puede resultar inconveniente para el modelo económico neoliberal que ha sido impuesto en México en las últimas décadas”.

“Yo no creo que haber eliminado la filosofía del currículum básico de las escuelas preparatorias no es accidental, es parte de esta mentalidad tecnocrática y desnacionalizada, porque hemos estado gobernados por tecnócratas desnacionalizados en las últimas décadas, y ellos no quieren que la filosofía enseñe a pensar a la gente, quieren gente que sirva al gran capital”, consideró.

Héctor Enrique Vasconcelos y Cruz agradeció la invitación a la UNIVAS para participar en el conversatorio con motivo del quincuagésimo sexto aniversario luctuoso de su padre e hizo votos para que en el futuro cercano pueda incrementar sus vínculos con esta institución educativa.

Más Noticia
Más Noticia
Más Noticia