Oaxaca, Oax.- Para conmemorar el 50 aniversario del movimiento estudiantil mexicano, la Universidad Vasconcelos (UNIVAS) llevó a cabo la mesa redonda "Testimonios del 68", con la participación del fundador de la institución, Oswaldo García Criollo, y los maestros Jorge Machorro Flores, Isidoro Yescas y Alberto Alonso Criollo.

Al inicio de este ejercicio de reflexión, García Criollo expuso que una serie de acontecimientos internacionales impactaron en la lucha estudiantil de 1968, como la Guerra de Vietman y la Revolución Cubana, movimientos que generaron un cambio en el comportamiento de los jóvenes de esa época, provocando no sólo una ruptura en el ámbito político sino también en el cultural.

Otro hecho que marcó un antecedente en 1965 fue en la Universidad de California, en donde los jóvenes no solo luchaban contra el sistema político, sino que mantenían una lucha generacional, era una revolución contra del autoritarismo.

Oswaldo García Criollo, entonces estudiante de preparatoria en la Ciudad de México, relató también a los asistentes de la mesa redonda que fue un actor fiel del movimiento del 68 y vivió de cerca sus etapas.

“Me sentí con ese espíritu de rebeldía y lucha, el país tenía problemas, pero no como los de ahora, fue un movimiento de rebeldía y fundamentalmente hecho por jóvenes, tuvo un gran grado de espontaneidad, pero esta le restó eficacia”, dijo. 

De su lado, Jorge Machorro Flores, quien vivió el movimiento desde Oaxaca, invitó a los universitarios asistentes de la mesa redonda a que confronten la verdad, que analicen y sometan los datos a un juicio, a una crítica y en consecuencia sometan todo, que indaguen si es verdad que somos herederos de la lucha emprendida en 1968.

“Decidí participar por una razón, es decir, la razón y sentimiento de no ser ajeno a lo que le pasa al semejante, que afecta su integridad física, moral y ética; eso fue lo que supimos los jóvenes de aquel entonces, vencimos nuestros miedos, tomamos ese rumbo y llegamos a estos días. Jóvenes no pierdan el espíritu crítico, no crean las cosas ni acepten el autoritarismo o despotismo”, recalcó.

Durante su participación, Isidoro Yescas dejó en claro que a pesar de que existe una extensa bibliografía del movimiento estudiantil, nadie sabe qué sucedió en provincia, por eso junto con otros investigadores se dieron a la tarea de realizar el libro “No se olvida”, obra que narra los sucesos de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca y la crisis que vive en la actualidad. 

“Un mes después del movimiento, en Oaxaca continuaban las expresiones juveniles, pero muchos lo desconocen, a su vez debemos conocer quienes fueron los responsables de la matanza del 2 de octubre, debe crearse una comisión de la verdad para investigarlos, necesitamos una explicación para deslindar responsabilidades, pero sobre todo lo que a nosotros nos corresponde es hacer el análisis e interpretar qué es Oaxaca y México a 50 años después del movimiento”, destacó.

En dicha mesa de análisis el maestro Alberto Alonso mencionó que los movimientos del 1968 y 2006 han generado fenómenos contrarios a los que se pretendían. “Pareciera que buscaban una transformación de la sociedad, capaces de derrocar a los gobiernos, pero no resultó así, debido a que no fueron organizaciones transitivas, no generaron una transformación de la sociedad”, apuntó. 

Finalmente los participantes expusieron que el gobierno de esa época juzgó mal el movimiento, le dieron una caracterización que no debían y agregaron que hasta hoy las autoridades siguen pagando las consecuencias de la represión, además concluyeron que se hoy se sigue necesitando un México más transparente, menos corrupto y más democrático.

Más Noticia
Más Noticia